Buscar
  • Casa Natal

¿Puede ser consciente la concepción?

Actualizado: 19 de feb de 2019

Por Paula Martinez Chaigneau.

La crianza natural es un gran desafío, pero la Concepción Consciente, idea que me pareció tan "extraña" al principio, es realmente uno mayor.



Como Marcy Axness la define, la Concepción Consciente requiere más que una preparación física o económica durante el período gestacional, como suelen pensar las parejas jóvenes. Más bien, significa otra forma de vida, transformando casi todo lo que haces en una especie de atención plena. Más aún, incluye una comunicación intuitiva con el "pequeño" que está invitado a venir y que es amado y bienvenido.


Si consideramos que nosotros, como seres humanos vivos, estamos hechos básicamente de agua, y que el agua puede recibir información mediante los patrones vibratorios que provienen de nuestros pensamientos, sentimientos, emociones, recuerdos y de las características de nuestros cuerpos biológicos, entonces no es difícil imaginar que las dos células que se fusionan en el mismísimo comienzo de un niño, y precisamente porque su pequeñez en este comienzo, están bajo una enorme influencia de quiénes son los padres antes y en el momento exacto de la concepción, imprimiendo toda esta información en el nuevo ser. Y si pensamos que estas células así impresas se replicarán a sí mismas, llevando esta primera información por el resto del período gestacional y a lo largo de la vida extrauterina, entonces comenzaremos a comprender la importancia crucial de la Concepción Consciente.


Recuerdo mi sentimiento de orgullo al dar a luz a mis tres hermosas hijas sin medicación, confiando sólo en el poder interno de mi fisiología de mujer, y amamantarlas durante seis meses a cada una... y la increíble la explosión de energía que sentí en mi vientre por la primera división celular unas horas después de concebir a mi segundo bebé. Y hasta el presente, por cierto, ¡soy como Marcy al considerar que mi credencial más importante es ser su madre! Y a pesar de esas experiencias vitales fundamentales, ¡cuán lejos estaba yo de una Concepción realmente Consciente!


Ahora me doy cuenta de que requería una vida más consciente, una intención y un propósito despierto para traer un nuevo ser a este mundo, pero: ¿nos preguntamos acaso qué podemos ofrecerle a este nuevo ser humano? O bien ¿qué podemos conseguir al traerlo? ¿Nos preguntamos acaso para qué, mi compañero y yo queremos concebir? ¿O en cambio lo hacemos porque es "lo que hacen las parejas"? ¿Qué deberíamos mejorar antes, en nuestras vidas personales, en nuestra relación y en nuestro entorno como familia? Hacerlo nos llevaría a reflexionar sobre qué y cómo nos estamos alimentando, qué y cómo respiramos todos los días, cuán saludables son nuestros sistemas corporales y su fisiología en general, cómo queremos vivir y cómo vivimos en realidad. Pero, antes que todo, a reflexionar sobre lo que intentamos aportar a nuestro futuro hijo deseado en lugar de imaginar qué nos dará él o ella a nosotros.

Todo eso está involucrado en el concepto de Concepción Consciente, como lo explica Marcy Axness: ¡La concepción sí que importa porque es el Big Bang de nuestra vida!

Aquí les dejo un pequeño video donde ella misma lo  expone maravillosamente bien:


77 vistas

© Sitio Web Diseñado por Nuria Muguruza