Buscar
  • Casa Natal

Algo nuevo bajo el sol en lactancia materna.

Actualizado: 31 de may de 2019

Por Paula Martinez Chaigneau.

SI. Estudios científicos han comprobado que el libre gateo del bebé sano sobre el vientre materno durante la primera hora después del nacimiento tiene efectos sorprendentes en el éxito de la lactancia materna posterior, además de tonificar los músculos del cuello.


El pleno contacto del vientre del bebé, con la debida presión ejercida por la gravedad contra el vientre de mamá, activará su sentido de orientación (su innato “GPS”) para llegar hasta el pecho, guiado por el olor del calostro. Es mejor NO lavar el pecho de la mamá ni las manitos del bebé. Mostrará de vez en cuando señales de su reflejo de succión chasqueando los labios o chupando su mano. A ratos activo y a ratos en reposo, tardará entre 10 y 20 minutos en llegar a la meta, abrir grande su boquita y atrapar la aureola (¡NO EL PEZÓN por favor! eso duele). Un buen agarre permitirá que fluya más abundante el calostro y posteriormente la leche. Por supuesto, dentro de esa primera hora, la estimulación del pecho materno provocará una expulsión rápida y fácil de la placenta gracias a la oxitocina involucrada en ambos procesos, así como el pronto inicio en la recuperación de la matriz a su tamaño y posición.


La condición es que el recién nacido se encuentre libre de drogas o analgésicos, ya que éstos disminuirían la activación del reflejo de marcha y de succión, necesarios para el logro de esta primera experiencia. Estos descubrimientos dejan en el pasado la típica imagen de la madre sentada con el bebé en brazos, posición en verdad bastante incómoda (personalmente amamanté a mis tres bebés de esta manera y doy fe del dolor de espalda y cuello). La posición óptima para esta experiencia es con la madre recostada en "silla de playa", con suficiente apoyo en su espalda y cabeza, con libertad de movimientos en sus manos para acariciar al recién nacido y eventualmente ofrecerle un apoyo en la planta de sus pies para estimular el reflejo de marcha.


Toda una sincronía de reflejos y estimulaciones, con la que venimos dotados como especie para "saber cómo" y que se ha venido perdiendo con nuestra vida civilizada y sus grandes avances tecnológicos... Si, es natural, pero al parecer debemos RE-APRENDERLO...


Aquí les dejo un link con el ABC de lo último (y a la vez lo más ancestral) en lactancia materna: Attaching Your Baby at the Breast: www.globalhealthmedia.org

87 vistas

© Sitio Web Diseñado por Nuria Muguruza